Moises Lopez Vizuete

Articles i publicacions

INTERVENCIÓ DE MOISES LOPEZ, EN REPRESENTACIÓ DE NICARAOCOP A LA TROBADA IBEROAMERICANA SOBRE COOPERATIVISME (2006 A VENEZUELA) EN PRESENCIA D’HUGO CHAVEZ

Llegir més...

El nostre company i amic ens ha deixat (1968-2020)

Llegir més...

Fragment de la carta que ens va dirigir en Moisès, a la Assemblea de Coanegra el passat 4 de Març..

Llegir més...

Si voleu veure i escriure comentaris, testimonis, sentiments o experiències amb en Moisès, ho podeu fer en el següent enllaç

Llegir més...

El cooperativismo como herramienta de democratización

Llegir més...
  • Estimado Moisés,
    Te has ido y no puedo entenderlo. Esta batalla fue muy dura y la has llevado con esa gran dignidad que te caracterizó toda la vida.
    Han sido meses duros de pensar en ti y tu situación, cómo estarías enfocando una enfermedad que te devora por dentro, meses en los que no pudimos hablar mucho, pero que el corazón y la mente pensaban permanentemente en ti, un solo cruce de mensajes nos permitía mantener el contacto. No puedo entender lo duro de todo ello, y debió ser muy duro, porque en nuestros 14 años de conocernos cuántas batallas y situaciones difíciles superaste.
    Todo empezó un julio del año 2006, en el aeropuerto Augusto César Sandino de Managua (bonito nombre para un aeropuerto) cuando llegaste con ese todoterreno Toyota blanco y desde el primer momento me sentí en confianza y como que nos conociéramos de toda la vida. De ahí fuimos a tu casa y comimos una fritanga en la popular Fritanga del Triángulo en el barrio La Centroamérica. ¿Cómo pudimos hablar tantas cosas en una noche? Hablamos de política, del FSLN, del socialismo, del cooperativismo, de los movimientos sociales… Esa conversación está y quedará grabada en mi mente por toda mi vida. Esos dos meses fueron tan intensos, te acompañé por multitud de cooperativas agrarias en todo el país, pude entender el precario sistema agrícola de los pequeños productores y la importancia y la fuerza que les da estar unidos, no olvido ese trayecto a Ometepe en qué perdimos el último ferry y tuvimos que dormir en el hotelito de la cooperativa.
    Llegó el momento a finales de agosto de 2006 de despedirme de esa experiencia en Nicaragua y en NICARAOCOOP, esa estructura cooperativa innovadora de la que tú fuiste el cerebro, tenía tanta ilusión de colaborar con ese proyecto que cómo muchas otras veces pedí tu consejo sobre mi interés de regresar y hacer mi proyecto final de carrera sobre algo que sea de utilidad para el país. Tú, sin duda, como siempre hiciste, me apoyaste en mi decisión y me invitaste a hacerlo sobre café (el principal rubro exportador del país), me brindaste toda la información que tenías y te ofreciste para ser mi cotutor de proyecto. Eso me hizo regresar a Nicaragua, al norte del país, conocí a Silvia, hice mi tesis y llegó el día en qué me brindaste la oportunidad de trabajar contigo… tuve dudas, mucha presión de allegados y amigos, pero siempre recordaré tu respuesta: “haz lo que tu corazón te diga sin importar los demás… porque será el camino que tú elijas el que te haga progresar”. Con esas palabras seguí contigo desarrollando el sector cooperativo de Nicaragua hasta el año 2013 en que nos separamos laboralmente pero con una gran amistad cultivada, cuantos amigos y personas dejamos en esa experiencia.
    Tú con tu familia regresaste a España en el año 2014, yo me quedé siguiendo mi camino cómo tú me dijiste, enseñaste y asesoraste. Ya no hubo tanto contacto, pero un mail o un mensaje tuyo o viceversa era motivo para hablar y saber qué estábamos conectados desde la distancia. Cuando veníamos a Mallorca de vacaciones siempre debía estar en la agenda: ver a Moisés y hablar con él. Hablar de la vida, de política, de autogestión, de temas sociales, en fin, lo que nos apasionaba hablar juntos.
    Fuiste un amigo, un compañero, un camarada, un confidente y, realmente, un maestro para mí, has formado parte de la gran mayoría de decisiones importantes a mi corta edad, nunca nuestra diferencia de edad fue un impedimento para confiar uno del otro, y, realmente, siento un gran vacío con tu partida, pero debido a tu grave enfermedad era necesario para dejar de sufrir.
    Han sido meses de contar con mi familia historias bonitas de nuestra época en Managua, en la casa del pueblito, en la lomita tomando un ron y arreglando el mundo, en una fritanga con una carne asada y una toña. Uno se da cuenta de la amistad y del cariño que tiene a otra persona cuando esta sea, por el motivo que sea, se aleja de uno. Es increíble la integridad con la que llevaste esta “maldita” enfermedad, silenciosamente, sin molestar a nadie, sin victimismos, con naturalidad, con humanismo, que de eso es lo que más te abundaba.
    Sólo, en esta situación de confinamiento que vivimos, me queda despedirme de ti por esta vía, con tanto dolor, con lágrimas en los ojos de tristeza y de rabia contenida por no poderte abrazar y decirte: ¡fuerza compañero! Son tantos momentos juntos que la despedida debiera haber sido más larga, recuerdo nuestra boda en que Silvia y yo te pedimos ser el padrino y aceptaste como siempre con toda la alegría; pienso en los momentos de pesca juntos (sobretodo esos atardeceres de Masachapa o Las Peñitas), algo que te fascinaba, pescar y conversar sobre cualquier tema que viniera a la mente, pero siempre pensar en aspectos que pudieran ayudar al mundo y las personas, una cualidad tan desinteresada poco común en estos días.
    Sé que donde estés, serás un aura para muchos, como fuiste para mí, un faro en este camino llamado vida. Vuelvo a repetirte algunas cosas que ya te dije, soy la persona que soy y el profesional que soy en parte gracias a ti, porque tú fuiste de los pocos que me apoyaste y entendiste en mis decisiones profesionales y personales. Quedaba mucho para tus consejos pero la enfermedad nos quiso separar. Podría llenar hojas y hojas de experiencias, proyectos, reuniones, giras que hicimos juntos, porque para mí siempre fue un placer estar a tu lado y de los tuyos.
    Tantos valores que demostraste en tu trayectoria: honradez, trabajo, amistad y solidaridad, estos cuatro te caracterizaban. Nunca escuché de ti una falsa promesa, nunca escatimaste tiempo para el trabajo, hasta cuando creías en una idea o proyecto anteponías a las personas que más querías para llevarlo a cabo, fuiste un gran amigo de tus amigos, nunca les diste la espalda ni les dijiste un no y con tu trayectoria qué cabe decir de tu solidaridad con los más desfavorecidos. Si pudiéramos recopilar las hojas y hojas escritas de proyectos a favor de las personas más desfavorecidas, llenaríamos una habitación llena de documentos y documentos. Hasta el último momento escribiste tu último proyecto de legumbres para la soberanía alimentaria en Mallorca, qué valor y qué sobriedad para hacerlo en tu situación.
    Esta carta la he querido redactar no para alabarte después de tu deceso, sino primero como una manera de despedirme porque no lo pude hacer personalmente y segundo, para mostrar que una persona con esos valores y con esa ética e integridad personal y profesional es una gran pérdida para el mundo, pero sobre todo para los que más cerca estábamos de ti. Nunca perdí la esperanza que lucharías hasta el último minuto, por tus ganas de vivir, de aportar a un mundo mejor, por tu familia, por tus amigos, por tu proyecto personal en la finca… por todo esto y mucho más.
    Sólo me queda decirte, hasta pronto company, me costará mucho superar este vacío que se avecina con tu pérdida, no dudes que tu legado, al menos por lo que a mí respecta queda conmigo y no dudes que apoyaremos a tu familia en todo lo que podamos. Por cierto, no olvides estés donde estés jugar una partida de cartas a mi nombre, sé que no te acostarás hasta ganar como hiciste conmigo tantas veces.
    Siempre podremos volvernos a decir cuando nos veamos: ¡Hasta la victoria siempre amigo!
    Con todo mi aprecio,
    Jaume

    Jaume Martorell , 18 d’abril de 2020

  • Miquela i familia rebeu la nostra abraçada de tot cor!

    Descansi en Pau i ens esperi molts anys 😓🙏🏼

    Lo siento Miquela, un fuerte abrazo para ti y tu familia 🤗😘🙏🙏🙏

    Un abrazo Miquela, mi oración continúa confiada en que Dios todo cariñoso lo acoge en esa paz. Y rezo también por ti y su familia que encontréis el consuelo de su amor y lo podáis hacer vida acompañándoos mutuamente, en especial con esa dos preciosas criaturas.

    Ánimo Miquela, te acompaño también en esa tristeza. Necesita tiempo para asimilar la ausencia y que poco a poco la ocupe la gratitud por lo vivido y recibido de alguien a quien queremos. Para mí, esa gratitud se ha convertido en una nueva presencia cuando he perdido a personas que he amado y me han amado. Es un poco aquello de San Pablo "el amor no pasa nunca". Miquela a través de Pilar te mando mi abrazo en ese dolor que sientes.

    Amics de la Goac Besos , 18 d’abril de 2020

  • Nicaragua m,ha regalat moltes coses: m,ha fet créixer i m,ha ensenyat que no hi ha força més gran que la que neix de la convicció de que podem i devem fer el nostre món una mica més just. Nicaragua m,ha posat també al camí amics imprescindibles i lluitadors com el Jaume i la Sílvia per als qui, més que un referent, vas ser “família” i que em van donar l,oportunitat de conèixer-te. Persones com vosaltres ens recorden que és possible transformar el món. Gràcies pel teu exemple d,honestedat, passió i principis.

    XELO SANTONJA RICART, 20 d’abril de 2020

  • VAIG CONÈIXER EN MOISÉS I NA MIQUELA ALHORA. RECORD BÉ EL DIA I LA CONVERSA. JO ERA AL CORRAL I PASSÀREM PROP D’UNA HORA PARLANT PER TELÈFON SOBRE LES OPORTUNITATS QUE EL LLOGUER TURÍSTIC POSSIBILITAVA PER A CREAR UN MODEL TURÍSTIC AMB VALOR AFEGIT.

    EL RECORD SEMPRE AMB UNA RIALLA A LA CARA, TRANQUIL I IMPLICAT EN ALLÒ QUE CREIA. ENC QUE FOS ANAR CONTRACORRENT. FA UN ANY O POC MÉS PARLÀREM DE FER UN DINAR QUE FINALMENT NO ARRIBÀ. SEMPRE EM SABRÀ GREU.

    UNA BESADA MOLT FORTA MIQUELA

    Joan Miralles , 24 d’abril de 2020

  • Solo quiero aclarar que no lo conocí muy bien, lo he visto pocas veces la verdad (y con esto no quiero decir que fue poco, creo que nunca es poco Un momento con una persona como la que fue Moises) y la última vez que lo vi, por esas cosas raras que la vida te pone enfrente, venia del médico de saber su diagnóstico...
    Como era lógico, llamó a todo por su nombre, pero algo que se le veía innato, era la entereza y la integridad para afrontar las cosas y como no podía ser de otra manera, respetando a rajatabla su impronta, enseñar, y vaya si lo hizo, me dejó una enseñanza, y esa enseñanza fue “vive cada día fiel a tus convicciones, cada día! aún cuando sospeches cuando vendrá el día de partir”.
    Y esto fue lo que me dejó, sin más intención que la de compartir su incondicional manera de estar, un tipo que se sabía útil, inteligente y hasta necesario pero con una humildad que muy pocas veces he visto.
    Esto en dos o tres veces que lo vi en mi vida, no más que dos o tres veces, no quiero imaginar la huella constructiva y vital que habrá dejado en su familia y su entorno más cercano.
    Puedo asegurar que en lo que nos queda de vida al quienes quedamos aquí, siempre estará muy presente, sin duda.
    Mi manera de despedirte, Moises es esta, por esto que aquí cuento, gracias por ser quien fuiste, por tratar a todo el mundo por igual, por dejar esa impresión de ser un tipo admirable, por dejar en el mundo la huella Que has dejado, repito, sólo te vi algunas veces pero eso fue lo que sentí en cada una, admiración.
    Gracias por esas charlas, por todo lo que hacías y sobre todo gracias por dejar sembrado tu conocimiento sin importar a quien.
    Descansa en paz .
    Un abrazo grande a su familia que se que más allá de esta terrible realidad que hoy os toca, en algún momento os sentiréis afortunados de quedaros directamente con su legado..

    ROBY, 24 d’abril de 2020